Compartir

Esta mañana comenzaron a circular los vehículos del Servicio Excepcional de Transporte Urbano (SETU), creado por la Municipalidad de San Miguel de Tucumán para que los vecinos puedan acceder al transporte público de pasajeros en la Capital mientras continúe el paro por tiempo indeterminado dispuesto por la Unión Tranviarios Automotor (UTA).
Son 12 los recorridos que están realizando, desde los barrios y hasta el área central, los vehículos identificados con cuatro colores: Rojo, Azul, Amarillo y Verde. Los colores de los circuitos fueron organizados según el lugar de destino al que llegan dentro del área central: plaza Urquiza (Rojo), plaza San Martín (Azul), plaza Alberdi (Amarillo) y ex Terminal de Ómnibus (Verde).
En una conferencia de prensa realizada en el edificio de la intendencia de 9 de Julio y Lavalle, el secretario de Gobierno Municipal, Rodolfo Ocaranza, hizo una evaluación positiva del funcionamiento del servicio durante las primeras horas de este miércoles. “La gente pudo trasladarse de un lugar a otro de la ciudad, es una alternativa económica. Es verdad que es un poco más cara que el boleto que está tarifado, pero sin duda alguna más barato que otro medio de transporte como un taxi o un vehículo particular”, expresó Ocaranza.
El funcionario recordó que se trata de un servicio de contingencia, diseñado para que los vecinos tengan una alternativa para movilizarse ante la paralización del servicio de transporte regular, provocado por la medida de fuerza que lleva adelante el gremio de los colectiveros por reclamos salariales. “Esta es una experiencia que empezamos hoy y que hay que mejorar día a día. Se aclara que es un servicio excepcional, no podemos reemplazar el sistema regular totalmente por este, es un paliativo”, aclaró.
El funcionario señaló que “hay 400 unidades de colectivos que forman parte del transporte de San Miguel de Tucumán, por lo que con las combis no se puede cubrir la misma cantidad de frecuencias, ya que son vehículos de menor porte”. No obstante, el secretario de Gobierno aseguró que se trabajará para mejorar el servicio, incrementando las frecuencias y haciéndolo más eficiente.
Ocaranza advirtió que, ante la emergencia actual, el sistema de transporte público en general debería ser rediseñado. “Esto -en referencia al SUTE- no es una solución, es un paliativo. La solución definitiva pasa por reformular el sistema, que en la provincia involucra a 1.400 unidades de las cuales 400 desarrollan su tarea en San Miguel de Tucumán, y a 3.600 obreros, de los cuales un tercio están en la Capital”, opinó.
Por su parte, Carlos García Macián, subsecretario de Transporte municipal, indicó que “la Municipalidad ha destinado los móviles de la Agencia de Protección de Espacios Públicos para que custodien los recorridos de las combis, para darle seguridad no solo a los vehículos sino también al pasajero”.
El funcionario informó que en las próximas horas se evaluará el desarrollo del nuevo sistema, para realizar los ajustes necesarios. “El sistema que se ha diseñado es dinámico. Al final de la jornada vamos a evaluar los puntos fuertes y débiles del sistema para ir ajustándolo de manera tal de que mañana podamos darle mejor respuesta a la gente”, manifestó.
García Macián aclaró que el horario de funcionamiento del servicio también será dinámico. “No podemos hacer una planificación cierta atento a las restricciones que van surgiendo por la cuestión sanitaria, pero por lo menos vamos a tener cubierto el servicio hasta las 20, por el momento”, precisó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here