Compartir

Una nutrida caravana de vehículos se sumó en la tarde del jueves a la convocatoria realizada por el SINDICATO ARGENTINO DE DOCENTES PRIVADOS (SADOP) para expresar su enérgica protesta ante Casa de Gobierno por la falta de convocatoria para debatir un incremento de sueldos que permanecen congelados desde diciembre de 2019. El salario docente en Tucumán es de $34.000 y el ingreso mínimo para no ser pobre en Argentina es de $47.000 puntualizaron los maestros y profesores que retomaron, de este modo, sus protestas públicas en las calles como ya lo hicieron en enero de este año cuando el Gobierno incumplió lo pactado en materia salarial.

Los docentes se manifestaron exigiendo que se cumplan los acuerdos nacionales y se realice una reunión con los sindicatos para programar la vuelta a las clases presenciales cuando estén dadas las condiciones sanitarias para todos.

Bernardo Beltrán, Secretario General del SADOP, señaló: “No podemos esperar más. Las clases nunca se suspendieron gracias al esfuerzo de los docentes que hicieron frente al desafío de seguir educando en el marco de la pandemia. Fuimos los docentes los que sostuvimos la continuidad pedagógica de la que se ufana el Ministro. Hasta hoy, la única respuesta del Gobierno fue la indiferencia y el silencio frente a nuestro esfuerzo cotidiano y al deterioro de casi 30% de nuestros sueldos. ¡Necesitamos un aumento salarial ya!”.
Teresa de Ramayo remarcó que «los docentes se encuentran una vez más con las puertas cerradas, pareciera que este es un gobierno autista no puede mirar a los docentes».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here