Compartir

El ascenso de 2700 efectivos policiales y penitenciarios fue el objetivo de una ceremonia que encabezo el Gobernador._

“Esta gran distinción se otorga porque se esforzaron, se sacrificaron, y son merecedores de que hoy el Gobierno de la Provincia, a través de la institución policial, decida ascender a 2200 Policías y casi 450 efectivos del Servicio Penitenciario”, afirmó el gobernador, Osvaldo Jaldo, al encabezar esta tarde el acto de imposición de insignia del personal de la Policía de Tucumán y del Servicio Penitenciario, que se llevó a cabo en el Patio Central de la Jefatura, en calle Italia al 2600.
En este sentido, Jaldo aseguró que la cifra de ascensos abarca a casi del 25 % del personal, quienes cumplieron con los requisitos exigidos para tal fin. “Soy el responsable de velar por la paz social y la vida de cada uno de los tucumanos, por eso vengo a acompañarlos a recibir estas insignias”, aseguró el mandatario a los uniformados en su discurso.
De la ceremonia, participaron también el Ministro de Seguridad, Eugenio Agüero Gamboa; el jefe y el subjefe de Policía, Julio Fernández y Sergio Sobrecasa; la ministra de Desarrollo Social, Lorena Málaga; el intendente de Banda del Río Salí, Darío Monteros; autoridades del Poder Judicial y de las Fuerzas de Seguridad Nacionales.
“Uno de los objetivos que se puso este gobierno es de todos los días profundizar la seguridad en esta provincia, por eso después de 100 años hoy está en marcha una verdadera política carcelaria, construyendo en Benjamín Paz una cárcel nueva con toda la tecnología, donde el primer módulo (de un total de cinco) abarcará 1200 plazas y se convertirá en uno de los sistemas carcelarios más grandes del país, porque tendrá casi 5 mil plazas”, ponderó el gobernador.
Jaldo hizo hincapié en que “exigimos, pero damos los medios necesarios para que la Policía y el sistema carcelario puedan tener lo que necesiten para cuidar la vida y los bienes de los tucumanos. Tenemos que profundizar lo que venimos haciendo, la inseguridad preocupa a toda la comunidad, pero, nobleza obliga decir que no hay país en el mundo que tenga inseguridad cero. No hay dudas que hoy tenemos una mejor policía, mejor equipada y una policía que se va profesionalizando”.
El primer mandatario explicó: “Queremos que la gente vea a la policía en la calle trabajando, que lleguemos antes que los delincuentes, que podamos prevenir los delitos. Por ese, este gobernador tomo la decisión también de dar lucha contra el narcomenudeo y a partir de la nueva ley tenemos que darles pelea frontal, nadie debe dudar ni mirar para otro lado porque es facultad de la policía y la justicia de Tucumán”.
Su parte, Agüero Gamboa destacó: “Este acto se dio en un hermoso marco familiar de
imposición de insignias, cerrando el ciclo de ascensos a efectivos policiales y del servicio penitenciario, lo que inspira a seguir trabajando. Más adelante seguirá otro grupo también, que es parte de la carrera para seguir ascendiendo. Vamos a seguir trabajando para cuidar la vida de todos los tucumanos”.
Sobre el final, en tanto, Sobrecasa aseguró: “este acto que hoy llevamos a cabo es un halago para nosotros porque el Gobernador está presente en el acto imposición de insignias a la nueva generación de policías que hoy están ascendiendo en todas las jerarquías. Vamos a seguir en la lucha en contra del delito”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here