El que tiene una pileta en casa, de material, fibra o lona, puede resguardarse del calor. Lo importante en esta época compleja es que cuides el agua para no cambiarla permanentemente y evitar un derroche que se puede prevenir.

Con la llegada de la pandemia, muchos aprovecharon para construir o comprar piscinas para sus hogares, fenómeno que va en aumento en Argentina y deja sin stocks a fabricantes y vendedores. Si bien se trata de una solución para sobrevivir al verano tucumano; obvio que produce consumo de agua y hace, a veces, que persista la escasez del recurso porque su mantenimiento no es adecuado.
Por este motivo, resulta urgente tomar consciencia para llenar y mantener las piletas. Para cuidar el agua, es importante contar con productos correctos para su desinfección y que cada piscina, en el caso de las de material, incluya equipos de filtrado y una bomba eficiente que permitan mantener el agua sin necesidad de tener que cambiarla. Si se logra hacer un seguimiento de las condiciones del agua, esta puede ser preservada años.
Una buena opción para mantener el agua es usar lona para cubrir las piletas, ya que disminuye la pérdida de agua por evaporación, mantiene la temperatura del agua y permite que se mantenga limpia.
En el caso de las piletas de lona, se aconseja no llenarlas en su máxima capacidad, reutilizar el agua que se cambia (regar, lavar el auto) y ubicarla en un espacio limpio, con sombra y en lo posible lejos de un árbol con frutos que pueda ensuciarla permanentemente, ya que si contabilizamos las veces que el agua se vuelve verde, vaciamos y llenamos, son miles de litros los que debemos multiplicar por la cantidad de piletas que hay. Esto se traduce a miles de millones de litros de agua tirada.
Artículo anteriorSecuestraron más de 200 kilos de hojas de coca que eran transportadas en camión
Artículo siguienteDisminuyó el número de contagios de Covid-19 este lunes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí